Protocolo de Emergencia

    Antes de la emergencia

    1. Tener un plano del establecimiento en cada sala donde se destaque la zona de seguridad del curso. Además tener claro por dónde evacuar, en caso de que exista más de una vía de escape.
    2. Seleccionar a alumnos que se encarguen de apagar luces, ventiladores, abrir puertas, etc. (desde NB2 en adelante. En los pequeños los profesores son los responsables de todo)
    3. En el libro de clases debe anexarse una hoja con la lista del curso, nombre de un máximo de dos personas autorizadas a retirarlos y un lugar para firmar quién retira.
    4. Los alumnos (as) que utilicen medicamentos, que sean imprescindibles para su salud (inhaladores, entre otros), deben entregarlos debidamente rotulados a inspectoría ya que  una vez realizada la evacuación no se regresa a la sala de clases.
    5. Organizar un comité de encargados: jefes de zona de seguridad, enfermería, atención de apoderados que pudiesen llegar, encargado de alarma de evacuación.

     

    Durante la emergencia

    1. Los encargados apagan las luces, ventiladores, etc.
    2. Los alumnos adoptan la posición de alerta, parados detrás de su silla. Persisten en esta posición hasta que el docente  indique pasos a seguir según el tipo de emergencia (sismo, incendio, etc.). Para los sismo protegerse la cabeza, ubicarse bajo la mesa, lejos de ventanales y repisas.
    3. El docente inmediatamente toma el libro de clases y llama a la calma a sus alumnos. Permanece, el docente, en la puerta de la sala para estar al tanto de cualquier aviso exterior y evitar que algún alumno salga sin permiso.
    4. En el caso de que suene la alarma de evacuación los cursos se dirigen a su zona de seguridad, formados, caminando rápido pero sin correr, y por la vía de escape que les corresponda.
    5. Es importante que todos se mantengan en silencio para poder escuchar instrucciones.
    6. Al llegar a su zona de seguridad, deben estar formados pero sentados, para evitar que se muevan
    7. Una vez que están todos abajo, cada profesor a cargo del curso debe verificar con la lista que estén todos sus alumnos. En caso de que faltase algún niño o niña, el docente debe levantar la mano para que el jefe de zona de seguridad lo vea y acuda en su ayuda.
    8. En caso de que lleguen apoderados a  buscar a los alumnos, el profesor a cargo del curso, tendrá la lista anexada de quién retirará al alumno, para poder así tener un registro oficial de la emergencia. NADIE se devuelve a las salas a buscar sus cosas. Se retiran con lo puesto a sus hogares.
    9. Si se decide seguir con la jornada escolar, se debe esperar un mínimo de 30 minutos en la zona de seguridad para estar seguros de que la emergencia ya pasó.

     

    Después de la emergencia 

    1. Si se decidió  seguir en clases, todos retornan a sus labores, llamando a la calma
    2. Si se retiran los alumnos, los profesores a cargo de cada curso deben entregar la ficha de retiro de los alumnos firmada a la dirección.
    3. Si es pertinente, un especialista debe revisar las instalaciones antes de retornar a ellas.

     

    Puntos a tener en cuenta

    1. Cualquier persona que esté dentro del colegio durante la emergencia (apoderados, gásfiter, maestros, etc.) es responsabilidad del establecimiento. Para ellos también existe una zona de seguridad al lado del arco norte de la cancha.
    2. En caso de reuniones de apoderados con emergencia, se sugiere tener linternas en la sala de la reunión por un eventual corte de luz.
    3. Las puertas del establecimiento se deben cerrar para evitar la entada de personas en plena emergencia.
    4. Nadie puede seguir en su labor normal. Todos deben acudir a su zona de seguridad.
    5. La evacuación la debe determinar la dirección o algún jefe de zona de seguridad. Se avisará con la alarma del megáfono.
    6. Si la emergencia ocurre en un recreo o algún acto en que se esté en el patio, todos deben dirigirse a la zona de seguridad más próxima, sin importar si es la que le corresponde o no. Además, al ser recreo, es probable que los libros de clases estén en la sala de profesores, por lo que los profesores que allí estén, deben sacarlos todos, sin importar el curso.
    7. Se permite contestar el celular una vez que estén sentados en su zona de seguridad y el profesor ya haya pasado la lista del curso. La información que debe entregar el alumno a quien llama es que se encuentran bien en su zona de seguridad. Nada más. - - - Esto es para que los papás o apoderados no se asusten aún más porque su pupilo no contesta.
    8. Nunca permanecer cerca de ventanas, barandas, balcones, etc.
    9. Los apoderados y familiares deben hacer las llamadas telefónicas estrictamente necesarias para no colapsar el sistema.
    10. El establecimiento periódicamente recibe visitas y evaluaciones de la ACHS. Esta entidad es la que nos orienta en las medidas a tomar en seguridad.
    11. Jefe de seguridad: Cristian Figueroa. Enfermería: Zoila González. Atención apoderados: Mª José Cáceres. Encargado de alarma: Matilde Zúñiga.

     

    Sugerencias a los padres y apoderados

    1. Los apoderados NO DEBEN interferir con el plan de emergencia que el establecimiento posee.
    2. Confíe en el personal del establecimiento.
    3. Evite pedir explicaciones vía telefónica.
    4. Trate de dominar su pánico y espere la entrega de los alumnos pacientemente, nosotros estaremos cuidándolos y conteniéndolos. Ubíquese en la zona de seguridad de los apoderados (zona norte de la cancha).
    5. No se altere, no grite; así evitaremos despertar el pánico en nuestros niños.
    6. Esperaremos hasta que cada niño sea retirado por personas autorizadas, no dejaremos que se retiren solos.
    7. Evite hacer comentarios inadecuados del procedimiento de emergencia y evacuación establecido por el colegio ya que esto despierta dudas e intranquilidad en la comunidad educativa. Cualquier duda, crítica o sugerencia hacerla en Dirección o al encargado de seguridad y salud de nuestro colegio.

     

    En caso de accidente escolar o enfermedad

    1. Profesor a cargo evaluará situación.
    2. Si es una situación manejable por los profesores, se le administrarán procedimientos básicos.
    3. Si es pertinente, se llamará al apoderado comunicando la situación.
    4. Si así lo amerita, el alumno será llevado al servicio médico que el apoderado ha señalado al matricular.
    5. Si es de gravedad, se llamará primero la ambulancia y luego se comunicará al apoderado la situación.
    6. El establecimiento no administra medicamentos, solo aguas de hierbas.
    7. En el año 2010,  1 asistente de educación y 2 profesores realizaron el curso de primeros auxilios impartido por la ACHS. Ellos son los encargados de evaluar cada situación.  

     

    Toda situación no contemplada en este protocolo será trabajada según la evaluación realizada; teniendo siempre presente que primero están los alumnos. A ellos hay que proteger.